Cuando llegue a los Estados Unidos hasta el aire me olía a nuevo, era toda una experiencia religiosa (a lo Enrique Iglesias en sus comienzos). Precisamente de eso se trataba, de experiencias y yo estaba viviendo las mejores, porque después de emigrar de Venezuela que vivía el principio del final en esos momentos, llegar a una ciudad tan tranquila no tenía comparación, y hoy 16 años después todavía me disfruto cada actividad.

Aquí mis 5 cosas favoritas de vivir en USA:

  1. El supermercado: cuando me fui de mi país todavía existían suficientes marcas de comida y abundancia en general. Sin embargo, nada se podrá comparar jamás con un mercado en Estados Unidos… son como overwhelming, son aísles eternos de comida, bebida, productos de limpieza, farmacia and you name it they have it… even if you dont need it kind of thing.
  2. Las autopistas: Debo confesar que al principio las autopistas me causaban terror con fascinación. Eso de montarme en un carro rumbo a la autopista, sin montaña alguna de guía, sin huecos reconocibles, y que en efecto las señalizaciones fueran las correctas me producía como dolor de barriga. Hoy en día, me encanta manejar en la 95 sin cola (when it’s that?) y ver la línea del horizonte eterno e imaginarme que mi vida es así…eterna.
  3. Los colegios públicos: Nunca pensé que mis hijos pudiesen tener una educación y actividades tan maravillosas en el colegio público de mi ciudad. Eso para mí era un concepto foráneo, es por esto que cada año que pasa le doy más importancia al pago de los taxes y como los utiliza el gobierno y su comunidad.
  4. El correo: Amo recibir cartitas. De esas actividades que siempre veíamos en las películas y no entendíamos…para mí era fascinante. Ponías las cartas con tus historias en una cajita (el fulano buzón) y días después, las recibía otra persona que había esperado pacientemente por tus noticias, insólito. Hoy en día esta actividad tan trivial, me sigue dando la misma emoción. Me fascina recibir y mandar correo…aunque en su mayoría bills y propaganda, existe algo mágico en la anticipación que me da pensar poder recibir otra cosa.
  5. El derecho a reclamar: quien se hubiese imaginado que uno podía reclamar y ser realmente escuchado? Yo practico el derecho a reclamar respetuosamente cada vez que puedo, y me parece fascinante como para el americano tu opinión es respetada y tomada en cuenta muchas veces para mejorar la atención al público.

Y a uds. que es lo mas les gusta de ser inmigrante?

Besos

Noelle