Para mí siempre ha sido importante que mis hijos hablen español sino perfecto, por lo menos lo suficiente como para entablar una conversación corrida con su familia y amigos de habla hispana. Y aunque desde afuera parece fácil, una vez viviendo aquí y rodeados de tanta gente que habla inglés los niños tienden a perderlo y hasta rehusarse a hablarlo.

Aquí les dejo 6 de las estrategias que usamos en mi familia para practicar el español:

  • La primera regla de oro es hablar español en la casa. Aunque debo ser sincera y admitir que no siempre lo logramos, sobre todo cuando me pongo brava o les quiero explicar algo muy importante, muchas veces sucumbo y lo hago en inglés para estar segura que me entendieron y no se me hagan los locos.
  • Desde chiquitos les cantaba en español, sobretodo canciones de cuna y las típicas venezolanas que no faltan en la casa. Mi mama me trajo de Venezuela gaitas, villancicos y muchas canciones típicas infantiles que amaba poner en el carro. (hoy en día ponemos salsa, merengue, bachata y reggaetón)
  • Mientras me sentí segura enviando a mi hijo al camp en Venezuela lo hice, nada como una dosis alta de cultura y español al 100%. Ahora hay varios campamentos en español aquí en USA que hacen lo mismo y a horas de distancia de mi casa.
  • Trataba de leerles en español por lo menos una vez a la semana, no era mucho, pero sentía era un complemento a lo que aprendían en el colegio.
  • Una vez empiezan a utilizar el celular, muchas mamas le ponen como condición el escribir textos solo en español, ya sea con familia o amigos de habla hispana. Mi hija lo hace por necesidad para comunicarse con sus abuelos.
  • Trataba de ponerles las películas y comiquitas en español cuando eran pequeños, a mis hijos sinceramente esto no era lo que mas les gustaba ya que les parecía que los personajes de su imaginación no eran los mismos. Pero cada niño es distinto, y se de muchas madres que esto les funciona a la perfección.

Trato de explicarle a mis hijos que ser bilingües, aparte de mantener lo mas básico de sus raíces latinas intactas, es un regalo que su padre y yo le damos todos los días ya que, en el mundo de hoy la competencia es bárbara y tener más de un idioma les da más oportunidades de estudio y trabajo en el futuro.

Besos

Noelle

También te puede interesar:

Sebastian un nino especial y Marisela, una madre que aprendió a ver mas alla de sus ojos.

http://bilingualandlovingit.com/el-dia-que-allegra-se-quiso-cortar-el-pelo/